No se dice pequé por inocente, se dice pequé por un tamal

La historia, aunque parece ficción es verídica y jocosa. El día que los hechos acontecieron la mujer que fue víctima de su propia inocencia, salió como de costumbre a la tienda, sin prevenir tan siquiera que el hecho de sonreír le trajera unas cuantas miradas negativas.  Mientras caminaba se topó con un vecino; por cortesía... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: